Benvinguts a Cataloniafeelings

  Rutes per gaudir i sentir Catalunya

Ruta del vino Costers del Segre.

 

Pera poder sentir i comprendrer el espiritu de un buen vino, se ha de conocer el entorno donde se cria. Por este motivo y antes de entrar en la bodega, donde un buen vino puede estar años antes de ver la luz, os invitamos a dar una vuelta por el entorno, con el fin de encontrar las raices de donde parten las características que forman este vino.

 

Comenzaremos por una visita a " Els Vilars de Arbeca": la Fortaleza de los Vilars de Arbeca habitada durante 400 años (750aC - 325 aC), está situada en una zona llana a unos 4 km de la población de Arbeca en la comarca de las Garrigues . Construida hace 2800 años es única en el mundo Ibérico catalán.

Después de esta visita nos desplazaremos hasta el Castillo de Verdú.

El castillo de Verdú es un de los edificios más emblemáticos de la Villa y fue a su alrededor donde se levantaron las calles y las casas que hoy forman la villa de Verdú. Ramón Berenguer I conquistó estos territorios en 1055, y el año 1072 pasaron a la familia de Arnau Company. Dede entonces el castillo ha ido pasando de mano en mano prácticamente hasta la actualidad.

El castillo de Verdú, que constituyó el origen de la villa. Tras la función defensiva durante los primeros tiempos de la conquista, se convirtió en la residencia de los abades del monasterio de Poblet que se alojaban en el municipio. La fortaleza, que conserva elementos románicos, góticos y renacentistas, se fue degradando con el tiempo hasta que el Ayuntamiento de Verdú la adquirió en 1988.

En época romana ya hay constancia de viñedos en la zona de Verdú, dado que se han encontrado ánforas que en su interior se había almacenado vino. Tiempo después también podemos constatar la importancia que tuvo la presencia de Poblet en el pueblo de Verdú (1227-1835). El monasterio de Poblet ejerció su control sobre las tierras dedicadas a la viña, otorgadas a campesinos a medias o arrendamientos. En Verdú se creó el sindicato agrícola y la Sección de la Bodega, vino de muy buena calidad, por el dominio de la variedad macabeo. La viña sigue siendo actualmente el cultivo más extendido de la zona.

El contraste térmico del clima continental se acentúa con una insolación elevada y una pluviosidad escasa. Cada subzona presenta diferencias climáticas y de suelo, y paisajes que conjugan montaña y llano. Los negros de Cabernet Sauvignon, Pinot Noir, Merlot y Tempranillo encabezan la diversidad de vinos que se elaboran. Potentes, equilibrados y estructurados. Los blancos, son clásicos, elaborados con macabeo, xarel · lo y parellada o modernos de Chardonnay, Sauvignon Blanc o Riesling. La producción de uva blanca se destina sobre todo a la elaboración de cava.

Alrededor del 12 de octubre se celebra cada año la fiesta de la Vendimia y el Vino con una Muestra de Vinos y Gastronomía donde se puede comprar directamente a todas las bodegas de Verdú y de la zona.

Nuestro itinerario continuará hacia Vallbona de les Monges. Cenobio cisterciense femenino más importante de Cataluña fundado en s.XII.

 

El Monasterio pronto irradió su vitalidad con la fundación de otros cenobios, entre los cuales hay que contar Sant Hilari de Lleida, Bonrepós, en la Morera del Montsant, el Pedregal, cerca del Talladell, la Bovera, al término de Guimerà, Zaidía , de Valencia y Valldonzella, en Barcelona, ​​entre otros. Toda esta floración constituye una prueba de la fuerza expansiva de la espiritualidad de las monjas.

Una bodega interesante de visitar en esta población es  l'Olivera. Cooperativa que cultiva viñas y olivos elaborando vinos y aceites buscando expresar de donde vienen. Es una cooperativa de integración social, que incorpora personas con dificultades que participan activamente en todo el proceso. Crean vinos como el Vallisbona 89 considerado como uno de los mejores vinos de bodega. La Cooperativa produce 7 tipos de vino blanco, uno negro, dos espumosos al estilo cava y dos vinos dulces, así como dos variedades de aceite.

La siguiente parada la tenemos en la Seu Vella de Lleida. Se alza sobre un cerro que lleva su nombre, desde el que se divisa toda la ciudad, el río Segre y gran parte de la huerta de Lleida. La Seu Vella forma parte de un conjunto monumental integrado también por el Castillo del Rey o La Suda y la fortificación militar que les rodea.

Otro pasa dentro del recorrido por la DO Coster del Segre es el Monasterio de Santa María de Bellpuig de les Avellanes, antigua abadía de canónigos regida por la orden de San Agustín. Se encuentra en el término municipal de Os de Balaguer en la comarca de la Noguera.

Desde muy antiguo el Monasterio de les Avellanes se ha cultivado la viña, con la que se producía el vino de los canónigos. En 1910, al llegar los maristas, se encontraron las antiguas viñas y la bodega de los canónigos. Desde aquella fecha los hermanos maristas del Monasterio de les Avellanes han continuado con el cultivo de la vid.

Ofrecen seis variedades divididas en dos grupos: Tríada de los Canónigos y Selectas del Abad.

En el primer grupo tendríamos: Negro del Monasterio, Rosado del Monasterio, Blanco del Monasterio.

En el segundo grupo tendríamos: Cabernet Sauvignon, Merlot y Sauvignon blanco.

Finalmente visitaremos las Bodegas Raimat. La primera bodega se construyó en 1918 por el arquitecto modernista Rubió i Bellver. Una posterior ampliación, en 1988, a cargo de Domingo Triay, dio el aspecto definitivo a la bodega.

Sus vinos más emblemáticos son el Raimat Viña 27 Chardonnay y el Raimat Abadía. También elabora vinos espumosos de calidad, como el Raimat Gran Brut. 


 

Volver


Subir